Los ‘millennials’ le apuestan a los jabones artesanales

Como opción de negocio y como estilo de vida, ellos han retomado el uso de jabones hechos en casa.

Se ha desarrollado en la materia de emprendimiento un negocio de jabones artesanales. Se pensó en resolver una necesidad: los problemas de piel que tenían. “El sufrimiento del acné, de rosácea, de dermatitis. Las personas quieren un producto natural, hecho artesanalmente.

Los jabones artesanales se producen como hace cientos de años: un aceite vegetal (de oliva, coco, almendras) o animal, soda cáustica y agua. La mezcla de soda cáustica y agua, conocida como lejía, ayuda a que las grasas (aceites y mantecas) se conviertan en jabón y glicerina, lo que se conoce como saponificación. Ese jabón hay que dejarlo curar unos 30 días para que se pueda usar (saponificación en frío, en caliente se acelera el proceso y se pierden cualidades). “A medida del tiempo va ganando propiedades como ser más humectante, más suave”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top
Abrir chat